Locura Transitoria

Sufro locura transitoria
Bajo a la tierra y cruzo
La línea divisoria
Que separa en esta historia
La locura y la razón

Ésto dice una de sus estrofas la canción de Extremoduro y cada vez que la escucho o la leo, me estremezco de lo bien que describe la situación que estamos pasando en general toda la humanidad con el tema del virus, el confinamiento y la restricción de libertad en general. Restricción para movernos, para abrazar, para correr, para hablar… incluso para cagar! No hay manera de encontrar papel del water!

Bueno, aparte de la broma, la verdad es que las cifras son escalofriantes y no me refiero a los datos de enfermos, recuperados, muertos, muertos pero no, enfermos pero asintomáticos, etc, etc. Que datos hay para todos y de todo tipo. Me refiero a las cifras que se están barajando de gente con problemas psicológicos, ya sea por el confinamiento actual, el miedo al virus o lo que me da más miedo aún, la gente que va a sufrir con el post-virus incluyéndome a mí.

Aquí no voy a hablar de las repercusiones económicas, eso lo haré en otra entrada. Hoy estoy pensando en la parte psicológica. Para mi está siendo duro como para todos, me imagino! Al menos para la gran mayoría porque hay siempre una parte de la sociedad que seguramente no está sufriendo mucho porque seguramente ya estaba en parte confinada o está aprovechando para hacer muchas cosas que no podía hacer.

Yo también estoy aprovechando para hacer muchas cosas que no había hecho. Pero muchas menos de las que me imaginaba que iba a hacer. Y la verdad es que no se muy bien porqué! Parece que haya entrado en un letargo emocional y de actividades. Al principio pensé que era porque no tenía todo bien organizado para poder trabajar esas cosas que siempre había querido hacer pero no es así. Creo que la razón es que la situación tan apocalíptica que nos están presentado está haciendo mella en mi.

Nunca he sido un ejemplo de fortaleza psicológica pero ahora creo que todo me está afectando más. Por el confinamiento, por el miedo a contagiarme y sobre todo por el panorama tan sombrío que nos están dejando ver los dirigentes que nos gobiernan. Todo ésto, desde la perspectiva de vivir en uno de los países donde mejor estamos a todos los niveles, económico y de confinamiento.

Es verdad que Suiza depende mucho del exterior para poder vivir pero con una moneda tan fuerte y teniendo la máquina de hacer billetes tan cerca no hay ningún problema. No va a haber tanto impacto como en otros países como España o Italia, eso está claro.

Por la parte del confinamiento, podemos salir a caminar, correr, comprar etc. Casi casi sin restricciones. Salvo mantener las distancias y no aglomerarse más de cinco personas no hay mucho más problema para salir a la calle. En los supermercados lo clásico: Distancia, número máximo de personas por metro cuadrado, desinfección de manos, carritos, etc.

Justamente por esa libertad que tenemos creo que me siento aún peor! Me digo a mi mismo: ¿Cómo te puedes quejar? ¿Si estás como un rey?” Todo ésto aderezado con un trabajo que de momento me está pagando aunque no sepamos si va a durar. Con todo este cóctel me viene un sentimiento de culpa que aún es peor. En fin, que no estoy llevando muy bien todo el tema estos días.

Por otra parte cada vez veo más claro que es el momento de pensar que hacer. Tanto tiempo de ocio me está sirviendo para dos cosas: Retomar un poco la guitarra y la música e intentar poner orden en mi cabeza sobre mi futuro. La primera cosa, la guitarra está siendo más fácil que la segunda, la verdad. Con tanto “Mister Wonderfull” diciéndote que hay que reinventarse, creer en uno mismo, tanta cancioncita de resistiré y demás gilipolleces tengo el cerebro un poco frito. No puedo pensar muy bien, la verdad. Lo que tengo claro es que tengo que hacer un cambio en mi vida.

De las últimas cosas que he visto que me han llenado de satisfacción ha sido un video del canal Píldoras de Psicología sobre que el trabajo es trabajo y no tiene por qué ser apasionante. La verdad es que me ha gustado mucho y me ha cambiado bastante mi idea del trabajo y la felicidad.

Cada vez tengo más claro que sigo en mi trabajo unicamente por el dinero y cada vez estoy más cansado. Me gusta la tecnología, las ciencias, aprender, investigar, construir y hacer ingeniería en general. Me apasiona! Pero ir al trabajo todos los días se está haciendo insufrible por varios motivos que no voy a contar porque son personales pero estoy más que al límite.

Por eso tengo que aprovechar este momento para ordenar un poco mi vida. Para volver al trabajo con ganas de cambiar cosas o para dejarlo definitivamente. Sin querer ser dramático creo que estoy llegando al final de mis fuerzas y no quiero que se rompa la cuerda.

Por otra parte, todo puede ser también por el periodo de incertidumbre que vivimos. A la mayoría de gente como a mí ya no le asusta el virus sino el vacío al que nos enfrentamos. Hemos tenido que hacer algo que no tenemos experiencia que ha sido parar todo. Ahora no sabemos como va a continuar nuestras vidas. Puede que perdamos los trabajos, que el estado de bienestar cambie, que las políticas cambien… que todo cambie.

El otro día vi un video de un tipo que dejo todo para cambiar su vida. Incluso renunció a subsidios y ayudas para encontrarse “vacio” sin nada. Explicaba que había sido la solución, romper con todas las ataduras económicas para encontrarse sin su trabajo por el cual cobraba bastante y sin ayudas externas para empezar de nuevo. Yo lo entendí como un “quemar las naves” para renacer. Creo que aún no estoy tan avanzado pero empiezo a verlo más claro. No sé cuando ni si daré el paso pero cada vez estoy más convencido de que tengo que hacerlo.

Por otra parte, hace tiempo que pienso que puede ser una crisis de edad, de identidad. No lo sé la verdad, puede que si pero sea lo que sea estoy harto, pero harto.  Pero claro, si estuviera harto de verdad, haría algo ya, ¿no? Creo que necesito más tiempo. Como digo muchas veces, no he sufrido aún bastante, si no, hubiera tomado las riendas de mi vida y hubiera cambiado todo.

Coño, un ruido del demonio
Se mete en mi cabeza
Se enciende dentro un puto rayo que no cesa
Tieso, yo sigo todo tieso
La misma trayectoria
Y no entiendo por qué estás cada vez más lejos

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *