Dejados

Debe ser el verano…si, el verano, el calor… no se, pero últimamente tengo a mi alrededor muchos casos de amigos dejados por sus novias, amigas o esposas.

Es gracioso como una y otra vez las pautas se repiten y los modelos se siguen a la perfección…

.- Finalmente eras tu (le dice la chica al chico) el que querías cortar pero no te atrevías, al final como siempre, he tenido que ser yo la que tome la iniciativa…
.- Quiero que quedemos como amigos, por favor… has sido una persona muy importante en mi vida y no quiero perderte como amigo….
etc…etc…

Y yo me pregunto? Es que queremos tener como amigas a nuestras ex?? Hummm…pues va a ser que no.. Porque? Pues porque ya tenemos muchos amigos, amigas, familia y no necesitamos mas amigas…sobre todo las que nos han hecho daño.

Y puede que hable desde el resquemor..huy, puede que si, o puede que no, que hable desde la experiencia que me ha dado ver uno tras otro, hombres dejados que no solo no han conseguido recuperarse rápido, ademas no han conseguido ser amigos de sus ex.

Me decía ayer otro:
.- El otro día era su cumpleaños y la llame…
— Para que? Le pregunte.
— No se, me apetecía hablar con ella, me dijo.

Que saco en claro? Pues nada en absoluto. Simplemente se entero que se iba de vacaciones (seguramente con el “otro”) que estaba estupenda de la muerte y que había perdido esos 23 kilos que tenia de mas cuando estaba con el 🙂

Bueno, a parte de bromas y sin caer en tópicos ni misoginias varias, los colegas están mal… muy mal… Pero bueno, así es la vida. Unas vienen, otras se van y nosotros tenemos que seguir caminando. Posiblemente buscando lo que no exista! Esa chica imperfecta perfecta a nuestros ojos.

El consejo del millón que les doy siempre es 0 contacto. Nada de llamaditas, sms, ni intentar arreglar algo que en el 99% de casos ya esta listo para sentencia. Porque, seamos francos, cuando te dicen: ” Se acabo” es que se acabo… Si no te dicen: Oye, que las cosas no van bien! Que me estoy cansando de esto, de aquello…

En fin, paciencia porque esto lleva tiempo, pero no hay que abandonar!