Cambiando de trabajo

Llevo 3 años como jefe de una sección de ingenieros dedicados al control industrial. Hoy, hemos tenido la comida de fin de año y me he despedido de ellos como responsable.

Han sido 3 años en los que he podido experimentar mucho con las relaciones humanas. He tenido la oportunidad de aprender y sobre todo he aprendido que es lo que se puede o no hacer como responsable de un grupo.

Para ser sincero, me ha gustado la experiencia! Han habido momentos buenos, malos… y muy malos! Pero el balance final, como siempre en todo lo que he empezado en esta vida, es positivo. Siempre he tratado de tener una visión positiva de lo que pasaba a mi alrededor y casi siempre lo he conseguido… Esta vez, no iba a ser menos!

Me voy por decisión propia, sin coacciones y con el sentimiento del deber cumplido. Me han ayudado mucho mis compañeros, y sin ellos no hubiera sido posible esta aventura. Mi responsable me dijo:

– Sabes Tono, hay una sensación siempre de fracaso cuando se dejan los puestos de responsabilidad… Parece que te echen! Que no has hecho las cosas bien.
– Bueno jefe, le dije yo, mi caso es distinto. Me voy yo porque quiero.
– Ya, respondió el, pero la gente pensara que te han echado y te respetaran menos.

Fue el mismo que me dijo que no debía tomar cervezas con los subordinados porque a la larga acabarían por no respetarme. Decididamente, no tenemos las mismas ideas acerca del management de personal. Siempre he tenido una relación cordial con ellos y nunca me han dejado de respetar.

Hoy hay como una especie de vacío…pero no de pena. Al fin voy a volver al terreno y a hacer lo que mas me gusta, ingeniería, no gestión de personal.

Voluntariado

Después de varios trabajos de voluntario, he decidido inscribirme de una manera mas oficial en ICV. El primer proyecto asociado sera Fuels for The Future que se celebrara en Ginebra el 4 de Diciembre.

Trabajar como voluntario me ayuda a compensar un trabajo a veces rutinario y muchas veces desagradable. Es como un aire limpio en mi vida a veces muy llena de trabajo y de obligaciones sin reconocimiento. Cuando trabajas como voluntario siempre recibes algo a cambio y precisamente no son cosas materiales. El hecho de ayudar a otros siempre te ayuda a crecer como persona. Te hace mas humano y te concede el privilegio de conocer nueva gente, nuevos proyectos.