Adelgazar, mitos y resultados.

Hoy, una amiga me ha preguntado como hago para adelgazar y he decidido escribir algo sobre el tema.
No pretendo que esto sea un compendio medico ni una tesis donde tenga que poner referencias a lo que digo pero os aseguro que todo esta basado en estudios científicos y en literatura medica.

Bien, primero mi historia de “gordito” 🙂 ahí va:

Estoy en la cuarentena y desde pequeño he sufrido de obesidad, si, hay que aceptarlo, a los 14, ya estaba gordo y a los 20 mas…y a los 25 me plante en unos muy hermosos 114 kilos por 1.80 m de estatura. Esto es, gordo, gordo. Tanto es así que aun recuerdo el comentario de la dependienta de una tienda de ropa cuando probándome un pantalón y viendo que me venia un poco estrecho le pedí una talla mas.

– Pues…no tenemos mas grande, deberia ir a una tienda especializada…
— Como? -le dije yo- Pero…si es la…48!
— Ya, es que no tenemos mas grande…

En fin, todo un poema mi cara cuando me lo dijo.

Decidí ir al medico que me confirmo lo que ya estaba claro, tenia una obesidad galopante y tenia que hacer algo…y lo hice!!! Durante 2 anyos me propuse bajar de peso y a base de zanahorias, lechugas, 30 gramos de pollo al día y deporte todos los días lo conseguí. Perfecto! Bueno, casi.. Conseguí quedarme con 67 kg, y todo en su sitio gracias al deporte… pero mi periodentitis aprovecho la ocasión y por falta de defensas y carencias nutricionales casi pierdo los dientes.

Luego, pues volví a la vida “normal” esa que todos llevamos, teniendo cuidado al principio (2 primeros anyos) y dejándome al final. Resultado: llegue otra vez a los 100 kg. Otra vez a hacer régimen, a privarme de todo y bueno, como podéis imaginar idas y venidas con el peso hasta que me di cuenta del error. El error son los regímenes, si, si, no os sorprendáis, los regímenes basados en la cuenta incesable de calorías, de grasa, de esto si, de aquello no…del peso de todos los alimentos…etc, etc. Si habéis pasado por eso lo sabéis muy bien.

Vale, y ahora que? Porque si no hago nada, todo sigue igual! Al final he encontrado la solución. Y no “la solución” para mi, vale para todos, porque genéricamente no somos muy diferentes.

Hay genéticas mas “gastadoras” otras lo acumulan todo y porque? Porque estamos “programados” para sobrevivir. Por eso acumulamos grasa. Acumulamos grasas debido a que ingerimos mas glucidos de los que necesitamos y estos acaban guardándose en forma de grasa por si vienen malos tiempos.

Bien, seguimos siendo igual, igual que nuestros antepasados. Esto es una realidad en un 0.02 %. No hay mas diferencia genética. Salvo que hemos perdido el pelo y alguna cosa mas, seguimos teniendo la misma respuesta que los humanos del Paleolítico.

Y ahora, la pregunta clave, si somos iguales, porque nos alimentamos diferentemente? La respuesta es evidente, comemos socialmente, estamos inundados de publicidad (sobre todo enganyosa) y seguimos creyendo que no podemos vivir sin algunos alimentos. Pues bien, yo os aseguro que no solo podemos vivir sin ellos si no que debemos vivir sin ellos.

El principal problema de nuestra nutrición no son las grasas, no amigos, es el azucar si, si, ese azúcar que parece que nos hace revivir, que esta tan buena en pasteles, bollos, pan, etc, etc.

El segundo es la sal. Otra “invención” de nuestro siglo. No es necesaria para vivir ni un solo gramo! Atención, hablo de la sal añadida, no del cloruro sódico que contienen muchos alimentos.

Así que vamos a empezar un régimen que no solo nos hara perder peso, nos hara estar mas sanos, mas fuertes y mas contentos con nosotros mismos. He dicho régimen??? Hummmmm… No, me he equivocado, quería decir: Estilo de vida Si, lo siento por los que han leído hasta aquí pensando que iba a dar una receta mágica, pues no. No la hay! No es un régimen, es una actitud permanente, constante y sobre todo saludable. Si no estáis dispuestos a cambiar vuestro estilo de vida, no merece la pena que empecéis. Perderéis peso, si, durante un tiempo y luego volverá todo a ser como antes.

Por descontado que no voy a hacer otra cosa que me parece ridícula y me hace reír a carcajadas: Lunes: una tostada con mantequilla light y una pera, para comer…para cenar… pufff…que sarta de tonterías. Es que alguien ha conseguido bajar peso con esas cosas????

Yo ahora peso 75 kg. Estoy fuerte y mantengo el peso perfectamente gracias al estilo de vida que llevo, heredado de mis antepasados porque no soy diferente de ellos, genéricamente hablando, claro. Pensad que el principal cambio en nuestra alimentación se produjo hacia el 1900… Cambiando todas nuestras costumbres naturales, anyadiendo azucares y cereales procesados.

Para empezar, vamos a eliminar de la dieta cotidiana toda clase azucares anyadidas, todas! No es tan difícil, basta con leer las etiquetas y estar atentos a los azucares escondidos de las bebidas gaseosas, del pan, de los bollos, etc. NADA DE AZUCAR. Tu cuerpo no lo necesita.

Vosotros sabéis el desorden que se produce en el cuerpo cada vez que ingerimos azúcar puro? Ni os imagináis las peripecias que tiene que hacer con subidas de insulina, etc. que el organismo hace para poder contrarrestar esa cantidad de azúcar en la sangre.

Igual para la sal… no produce sobrepeso por si misma, pero el esfuerzo que tiene que hacer el corazón para bombear mas sangre y poder filtrar todo el sodio, no merece la pena, os lo aseguro. Subidas de presión arterial y otras bonitas cosas que hacen que hay que eliminarlo completamente de la dieta.

Y…que puedo comer???? Pues, sencillo, piensa que estas en el Paleolitico y come lo que comerían ellos, esto es:

Carne, pescado, huevos y verduras hasta saciarse! Sin contar ni los gramos, ni las cantidades. Con el tema de los huevos hay aun mucha controversia. Hay estudios que prueban que una cantidad excesiva de yemas no producen mas colesterol. Yo, por medida de precaución y para no forzar el hígado recomiendo comer una yema por cada 5 o 6 yemas, pero bueno, ya os digo que no esta probado que sean nefastos para la salud. En el tema de las carnes, yo intento comer carnes “limpias” por el tema de las grasas saturadas, pero no hay que ser estricto, hay que comer carne.

Comer frutos secos, nueces, avellanas, semillas de girasol… No hacen engordar. Aportan muchos minerales y nutrientes necesarios.

Frutas frescas: Las de la temporada. Ellas van a aportar los azucares rápidos que nuestro cerebro y musculatura necesitan. Ahora si, tampoco hincharse de fruta! Se tienen que comer en relación a nuestro gasto. Si estáis todo el día en un despacho o haciendo tareas en la casa no necesitáis mas de una o dos piezas por día. No las seleccionéis por la literatura de los regímenes tradicionales! Plátanos, aguacates y otros son igual de validos que la sandia o que el melón.

Y ahora, los cereales…bien, se que voy a levantar ampollas pero incluso los cereales con indice glucemico bajo… no son ideales. A la larga producen glucógeno que si no es gastado se acumulara! Ya se que aportan el glucógeno suavemente y no producen subidas drásticas de la insulina pero una vez mas, si no hacéis deporte… Los acumulareis.

Los cereales serán vuestra fuente de energía de mantenimiento y hay que consumirmos con moderación hasta realmente sentir que nos faltan las fuerzas. Si no hacéis mucho ejercicio, con la fruta hay suficiente.

Hay que comer proteína, muchhhaaaa…. No consumimos la suficiente y eso hace que se pierda masa muscular, los procesos hormonales no funcionen bien y nuestro metabolismo se ralentice. Hay que comer 1g de proteína pura por Kg de peso como mínimo. Si pesáis 70kg -> 70g de proteína por día. Consultar en Internet para tener tablas donde os digan los gramos que hay en cada alimento. Como ejemplo: La carne de pollo, conejo o el atun tienen alrededor de 20…mas o menos, no hay que estar todo el día con la calculadora! Asi pues, para conseguir 60g de proteína de pollo, hay que comer 300 g! Podéis comer 100g de pollo, 100 de conejo o pavo y 100 de atún, así tendréis los 60 del día.

Beber agua, con sed, y sin sed…tampoco 7 litros por dia! (puede provocar un tipo de diabetes) bebed cuando queráis, entre las comidas, después, antes…No os privéis.
Comer cada 4 horas si es posible. Es el tiempo que los protidos están rondando por el hígado desde vuestro intestino. Si pasadas 4 h no consumís mas, le hígado empieza a gastar reservas y mas tarde comenzara a coger de vuestros músculos.

La pregunta que me hace mucha gente es: Y si me invitan a comer? Y si no puedo decir que no a ese pastel de cumpleaños? Y si voy a una fiesta y no hay otra cosa que bebidas con azúcar?

Las respuestas las tenéis que buscar vosotros, pero os doy ejemplos de restaurante:
Un buen filete de carne con patatas… no, con verduras por favor.
Pescado sin salsa, a la plancha con ensalada… Sin sal, claro 🙂
Si se tiene que hacer una excepción, se hace! Se llama “el día de fiesta”

Yo, aun lo sigo haciendo porque hay momentos que no se puede…ejemplo: Abren una super-botella de vino por ti…y tu no la vas a probar??? Pues bebes un vaso, o dos… no hay ningún problema si un día a la semana hacéis una excepción. De hecho es necesario para no pensar que estáis recluidos en una cárcel. Si hacéis un exceso, al día siguiente hay que seguir comiendo lo mismo! Si…si.. Lo mismo. Olvidaros de eso de: Como me pase ayer, hoy no como tanto. Es un error porque cada vez que bajáis la cantidad ingerida provocáis en el organismo una reacción de defensa. Todo se ralentiza para compensar la falta de alimentos y al final no solo no conseguís nada, incluso es peor.

Para terminar, esto es para personas sanas. Si tenéis problemas renales…y consumís mucha proteína…evidentemente vais a sobrecargar las funciones renales y a la larga puede ser nefasto. Si tenéis algún problema de salud importante (a parte de la obesidad, claro) consultad con un medico antes de hacer nada.

Espero que os sirva. Seguiré escribiendo acerca del tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *